Receta de Salsa blanca que no falla nunca

La salsa blanca es multifacética y sencilla de hacer. Con una misma base, el roux (mezcla de harina calentada con manteca) podemos hacer muchas variantes para acompañar a nuestros platos.También se puede hacer una versión apta para celíacos, cambiando la harina 0000 por harina de arroz o almidón de maíz.

Receta de Salsa blanca que no falla nunca

Ingredientes

50gr de harina 0000 (o harina de arroz o almidón de maíz, para la versión sin TACC)
50gr de manteca
500ml de leche o caldo (puede ser de verduras, pollo, pescado, etc)
sal y pimienta (y como optativo, nuez moscada)

Preparación

  • En una cacerola a fuego mediano, y con una cuchara de madera, ir mezclando la manteca con la harina hasta que se forme una masa homogenea (esta mezcla se llama ROUX).
  • En este momento cambiamos la cuchara por un batidor de alambre, e agregamos la leche (o el caldo) de a poquito, revolviendo sin cesar.
  • Seguir mezclando hasta que la salsa adquiera la consistencia deseada. Si la quieren más líquida, pueden agregar un poco más de leche o caldo, hasta llegar a la consistencia deseada.
  • Salpimentar, y agregar la nuez moscada a gusto.
  • Cuando la salsa ya está, si quieren, pueden agregar un poco de queso rallado. Queda muy bien con la salsa hecha a base de leche.

Información útil:

  • Se recomienda usar una cuchara de madera para armar el roux (1er paso de la receta) ya que la cuchara ayuda a incorporar toda la harina con la manteca sin que quede nada pegado en los bordes de la cacerola.
  • Se cambia la cuchara de madera por el batidor de alamabre al momento de agregar el líquido elegido, para evitar que se formen grumos.
  • Si eligen incorporar queso a la salsa blanca, es recomendable hacerlo una vez que la salsa ya esté lista, y con la consistencia deseada.
.